Sensores de movimiento: cómo funcionan y aplicaciones más frecuentes

Sensores de movimiento: cómo funcionan y aplicaciones más frecuentes

Una buena opción para incrementar el ahorro y la eficiencia energética de los sistemas de ventilación, climatización e iluminación en nuestro hogar es posible gracias a los sensores de movimiento, equipos pensados además para mejorar el confort en nuestro hogar.

Qué es un sensor de presencia y cómo funciona

Un sensor de presencia o sensor de movimiento es un dispositivo electrónico que pone en funcionamiento un sistema (encendido o apagado) cuando detecta movimiento en el área o ambiente en el que está instalado. Se utilizan con frecuencia para optimizar el consumo y la eficiencia energética de diversos sistemas como la ventilación, la iluminación o el aire acondicionado en el hogar o en la oficina, aunque también tiene aplicaciones en el ámbito de la seguridad.

El modo de funcionamiento de este tipo de dispositivos varía en función de su forma de trabajo.

  • Existen en el mercado sensores de presencia ultrasónicos, capaces de captar variaciones en el espacio a través de una onda ultrasónica que recorre el área y vuelve al detector rebotando en cada objeto que se encuentra en el ambiente; si el dispositivo detecta un nuevo objeto se activa.
  • Los sensores por infrarrojos, en cambio, detectan la presencia cuando un cuerpo corta el haz que proyecta o a través de la variación que se produce en la temperatura, es decir, con la presencia de personas identifica un cambio de temperatura en el ambiente y, al detectar unos grados determinados, se activa. Cuando un cuerpo aparece en su campo, cierra el circuito conectando la luz, el aire, el ventilador etc. Estos sensores por infrarrojos son los más utilizados.
  • Un tercer tipo de sensores, serían los llamados sensores duales que son aquellos que combinan las dos tecnologías anteriores, es decir, los infrarrojos y ultrasonidos. Se utilizan en espacios donde es necesario un elevado nivel de detección.

Descarga ahora nuestra guía “Demanda controlada ventilación: caso práctico”

Formas de regulación

Independientemente de lo anterior, debemos saber que los sensores de presencia permiten también distintas formas de regulación. Así:

  • Pueden ser regulados en relación con el alcance en metros para que no interactúen en zonas fuera de su ámbito de actuación porque no interesa o no conviene. Este tipo de regulación es conveniente y utilizada frecuentemente, por ejemplo, en las entradas de las casas.
  • Pueden regularse en función del tiempo que se desee que se activen desde que detectan un cuerpo hasta que dejen de funcionar. A través de esta opción se pretende optimizar su uso y buscar la máxima eficiencia. De la misma forma, el aparato o sistema que esté conectado a un sensor programado en función de un tiempo determinado, permanecerá conectado solo el tiempo que se estime necesario, controlando de esta forma su consumo energético.
  • Se pueden regular también en función de la luminosidad. Algunos detectores de presencia son crepusculares y se puede optar porque funcionen exclusivamente por la noche, o por el día.

Aplicaciones más frecuentes

Los sensores de movimiento o presencia son habitualmente utilizados para la iluminación de zonas comunes como entradas, pasillos, etc. aunque también pueden utilizarse conectados a sistemas de climatización o ventilación.

En el ámbito de la ventilación, una de las aplicaciones más frecuentes de los sensores de movimiento es la de su instalación en cuartos de baño con el objeto de activar los extractores de baño para mantener una adecuada ventilación y eliminar humedades y malos olores.

Con frecuencia, los extractores de baño se conectan a los interruptores de luz para que se active su funcionamiento en el momento que se pulsa dicho interruptor, no obstante la utilización de sensores de presencia será una solución mucho más eficiente ya que, en aquellos cuartos de baño en los que no sea necesario encender la luz al estar dotados de luz natural, a través del sensor de movimiento se podrán accionar los extractores sin necesidad de accionar la iluminación lo que nos permitirá un ahorro de energía.

Finalmente, un sensor de presencia también sería una opción recomendable para activar compuertas o bocas bi-caudal en sistemas de Demanda Controlada de Ventilación (DCV) multizona. De esta forma, poder disponer de un sistema de ventilación ON/OFF o MIN/MAX de forma sencilla.

¿Necesitas asesoramiento técnico?

Haz un comentario