El Blog de la ventilación eficiente

El Blog de la ventilación eficiente

Suscribir al blog

Casa Pasiva y Edificio de Consumo Casi Nulo, ¿en qué se diferencian?

Publicado por S&P el Aug 05, 2019
2 comentarios

Los términos Edificio de Consumo Casi Nulo (EECN) y casa pasiva o PassivHaus se mezclan a menudo y pueden crear confusión y ambigüedad. Te damos algunas claves para que sepas diferenciarlos.

PassivHaus, un concepto clásico

El estándar o certificación PassivHaus o casa pasiva nace en Alemania en los ochenta, con la finalidad de reducir la cantidad de energía consumida por un edificio a través de un diseño adaptado. Una casa pasiva intenta reducir al máximo el uso de energía en general, incluyendo calefacción y refrigeración. Se propone mejoras de hasta un 90% sobre el parque actual de vivienda.

La casa pasiva propone reducir drásticamente el consumo energético mediante la orientación y compactación del edificio en fase de proyecto, además del estudio del programa para determinar el uso de los espacios. El objetivo es poder colocar estos espacios de forma que se aprovechen mejor las condiciones del entorno, incluyendo la previsión del uso de luz natural en la mayoría de espacios. Estas condiciones no sólo hacen el edificio más eficiente y sostenible sino que además son preferibles para el confort de los ocupantes.

La casa pasiva debe ser estanca y minimizar los puentes térmicos en su construcción, controlando los detalles constructivos y la puesta en obra de los componentes, que deben ser de un grado de aislamiento elevado.

Edificios de Consumo Casi Nulo, una iniciativa europea

Los EECN (nZEB en sus siglas en inglés) son una consecuencia de la intención de la Unión Europea de mejorar rendimiento energético. La UE, acorde con la necesidad de reducir su consumo energético en un 20% para 2020, y los planes nacionales de reducción de CO2 vinculantes, centra la mirada en los edificios, que suman un 40% del consumo total de la Comunidad Europea.

Los Edificios de Consumo Casi Nulo tienen por concepto un comportamiento energético muy eficiente, dónde la energía que se requiere debería ser de fuentes renovables, especialmente que se produzcan in situ o en las proximidades. Todos los edificios de nueva construcción deberán ser EECN a partir del 31 de diciembre de 2020, mientras que los públicos deben ya serlo des del 31 de diciembre de 2018.

A este efecto, la Directiva 2010/31/UE de la Unión Europea obliga a los estados miembros a mejorar su parque de edificios de acuerdo con el criterio de EECN. La directiva es voluntariamente ambigua, y deja el desarrollo legislativo a cada uno de los estados para favorecer la adaptación a las singularidades geográficas y culturales. Esta Directiva fue sustituida por la Directiva UE 2018/844 que concreta algunos puntos entre los que destacan los mecanismos de revisión y control de las regulaciones.

La modificación del CTE, la herramienta Española para los EECN

Casi coincidiendo en el tiempo con la revisión de la directiva europea, en julio de 2018 se aprobó la versión española de la legislación, en el Proyecto de Real Decreto que modifica el Código Técnico de la Edificación (CTE). En concreto en los apartados de Ahorro de Energía (DB-HE) y, aprovechando para incluir la protección frente al radón, de Salubridad (DB-HS). Propone también la revisión de dichos criterios de forma periódica, cada cinco años, para adaptarlos a la situación del momento y actualizarlos.

La modificación no está exenta de controversia. La Plataforma de Edificación PassivHaus (PEP), por ejemplo, manifestó repetidamente que los nuevos requerimientos energéticos son claramente insuficientes y no comulgan con la intención de la directiva europea. Lo cierto es que se encuentran ejemplos de edificios con consumos mucho menores, por lo que está suficientemente demostrada la capacidad tecnológica para obtener mejores resultados. No obstante, el nuevo CTE es una mejoría notable respecto a la normativa anterior y deja abierta la posibilidad de unos consumos más estrictos en las siguientes revisiones.

Objetivos similares pero no completamente intercambiables

Tal como hemos descrito, si bien un edificio que cumple con los estrictos estándares de casa pasiva muy probablemente pueda también considerarse un edificio de consumo casi nulo, el concepto nuclear no es totalmente equivalente.

La Casa Pasiva busca reducir al máximo la demanda energética del edificio mediante estrategias de diseño global, mientras que los Edificios de Consumo Casi Nulo entienden que la energía que éste consuma debe generarse principalmente en el propio edificio, de fuentes renovables.

La verificación del cumplimiento del estándar es también dependiente de su propia norma: sigue los criterios respectivos marcados por el instituto PassivHaus en un caso y por la legislación de edificación vigente en cada país en otro (en España, por el Código Técnico de la Edificación).

En cualquier caso, parece evidente que la reducción de la demanda energética en la construcción es una preocupación creciente, y la revolución de la construcción sostenible está al llegar.

New Call-to-action

Comentarios

2 responses to “Casa Pasiva y Edificio de Consumo Casi Nulo, ¿en qué se diferencian?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *