El Blog de la ventilación eficiente

El Blog de la ventilación eficiente

Suscribir al blog

Tipos de conductos de ventilación: características y normativa

Publicado por S&P el Jan 27, 2020
0 comentario

Los conductos de ventilación son un elemento esencial en cualquier instalación cuyo fin sea extraer o transportar el aire desde o hacia una estancia determinada. La correcta elección del tipo concreto de conducto y acogerse a la normativa específica para cada caso, será una tarea imprescindible para obtener los resultados deseados.

Dentro de la normativa establecida entre los documentos que conforman el Código Técnico de la Edificación, encontramos el Documento Básico (DB) que “tiene por objetivo establecer reglas y procedimientos que permiten cumplir las exigencias básicas de salubridad”.

En concreto, en el Documento Básico, en el apartado destinado a la Salubridad (DBHS) se establece, en su artículo 13, las “Exigencias básicas de salubridad”, siendo la 13.3 (Calidad del aire) la siguiente:

Los edificios dispondrán de medios para que sus recintos se puedan ventilar adecuadamente, eliminando los contaminantes que se produzcan de forma habitual durante el uso normal de los edificios, de forma que se aporte un caudal suficiente de aire exterior y se garantice la extracción y expulsión del aire viciado por los contaminantes.

Adicionalmente, todas estas normativas son de obligado cumplimiento en materia de instalaciones de ventilación:

  • Reglamento de Instalaciones Térmicas en los edificios [RITE]
  • UNE-EN 12237 Ventilación de edificios. Conductos. Resistencia y fugas de conductos circulares de chapa metálica.
  • UNE-EN 1507 Ventilación de edificios. Conductos de aire de chapa metálica de sección rectangular. Requisitos de resistencia y estanqueidad.
  • UNE-EN 13403:2003 Ventilación de edificios. Conductos no metálicos. Red de conductos de planchas de material aislante.
  • UNE-EN 15727 Ventilación de los edificios. Conductos y sus componentes, clasificación de las fugas y ensayos.
  • EUROVENT 2/2 Tasa de fugas de aire en sistemas de distribución de aire de chapa metálica.

Normativa frente a incendios

Aparte de estos conceptos, el CTE tiene otro apartado destinado a otra situación que puede darse en el edificio, tanto si la ventilación existente es mecánica como si es híbrida. Este caso es el de que los conductos de ventilación atraviesen elementos separadores de sectores de incendio. Para esta situación, tendremos en cuenta lo establecido en el apartado 3 de la sección SI1 del CTE DB SI, Seguridad en caso de incendio:

La resistencia al fuego requerida a los elementos de compartimentación de incendios se debe mantener en los puntos en los que dichos elementos son atravesados por elementos de las instalaciones, tales como cables, tuberías, conducciones, conductos de ventilación, etc., excluidas las penetraciones cuya sección de paso no exceda de 50 cm².

Para solucionar esta problemática, tendremos la siguiente alternativa:

  • Con ventilación híbrida: el ventilador híbrido ha de estar en la parte superior de la instalación, en el sentido de la extracción del aire, y además, los conductos colectivos  pueden ocupar un máximo de seis plantas (donde las dos últimas han de ser individuales).
  • Con ventilación mecánica: un aspirador mecánico por cada conducto de extracción en su extremo (excepto aquellos propios de las cocinas) y, como excepción, varios conductos pueden compartir aspirador, pero no así los de los aparcamientos.

En última instancia, los sistemas o instalaciones de distribución del aire deben cumplir con la normativa europea. Más adelante entraremos en las clasificaciones de estos conductos en función de las normas que iremos comentado frente a cada caso.

Tipologías de conductos de ventilación

La primera y más obvia división para categorizar los tubos o conductos de ventilación es la de los materiales que los componen. Los más comunes son:

  • Compuestos de materiales aislantes, como el polietileno expandido.
  • Compuestos de materiales metálicos, como el acero galvanizado.
  • Compuestos de materiales termoplásticos.

A partir de aquí, la categorización se complica muchísimo más por el mero hecho de que entran en juego numerosos factores, que generan un gran rango de conductos de ventilación, desde el conducto flexible de los extractores de humo estándar diseñados para viviendas, hasta los resistentes sistemas de conductos para instalaciones en complejos industriales.

En resumidas cuentas, no existe una homogeneización de este tipo de accesorios de las instalaciones porque cada instalación requerirá de unas características más o menos específicas. En nuestro blog, además, disponemos de un artículo sobre el diseño de los conductos de ventilación.

Conductos por estanqueidad

El tamaño (diámetro), aislamiento, forma (rectangulares o circulares), etcétera, por lo tanto, lo determinarán las necesidades de la instalación. Pero, volviendo a la temática de la normativa, existen casos específicos en los que es imprescindible utilizar unos conductos concretos. Aquí podemos enfrentarnos a dos retos: estanqueidad y seguridad frente a incendios.

Que un conducto de ventilación sea completamente estanco es prácticamente imposible, especialmente por las fugas de aire que pueden surgir en las uniones longitudinales y transversales, acrecentadas, además, por la diferencia de presiones en el interior y exterior del  conducto.

Aquí se clasifican los conductos de ventilación utilizando la norma UNE-EN 12237, que establece cuatro categorías diferentes en función de la estanqueidad, denominadas de la A a la D (siendo de menor a mayor).

Conductos por riesgo de incendio 

Cuando los sistemas de ventilación no están correctamente preparados, particularmente en edificios en altura, llamas y humos pueden propagarse rápidamente por su interior a todo el edificio en caso de siniestro. Es vital eliminar estos riesgos y por ello se utilizan conductos modulares rectangulares con materiales que aíslan interior y exterior del conducto.

Como mencionamos arriba, la normativa europea dictamina qué materiales son válidos para unas u otras instalaciones, generando a la vez una clasificación de conductos de ventilación. En primer lugar, la normativa UNE-EN 13501-1:2007, que establece diferentes clases en función de su reacción al fuego. Estas siete clases son denominadas A1, A2, B, C, D, E y F; siendo el primero (A1) para aquellos que mejor comportamiento tienen frente al fuego y, el último (F), el que peor.

Conductos en función de presión y velocidad máxima

Por último, para la clasificación de los conductos de chapa metálica, estos se clasifican teniendo en cuenta la norma UNE 100-102-88. Para esta categorización, se tendrán en cuenta dos valores: la presión máxima en ejercicio y la velocidad máxima (tal y como aparece en la tabla a continuación).

Tipos de conductos de ventilación

Asimismo, la norma UNE 100-104-88 refleja que, para mantener la estanqueidad de estos conductos, ya sean circulares o rectangulares, se deben sellar las uniones atendiendo a estos parámetros:

  • Clases B.1,B.2 y B.3: Sellar las uniones transversales
  • Clases M.1 y M.2: Sellar las uniones transversales y longitudinales.
  • Clases M.3 y A.1: Sellar todos los elementos de unión transversal y longitudinal, las conexiones, esquinas, los tornillos y remaches, etc.

Asesoramiento técnico en ventilación

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *