Ventilación en zonas comunes y escaleras y protección contra incendios

Ventilación en zonas comunes y escaleras y protección contra incendios

La ventilación en zonas comunes y escaleras de acceso interiores de un edificio es un aspecto clave para garantizar la habitabilidad, el confort y la seguridad de los edificios y sus ocupantes. Pese a que las escaleras son zonas de comunicación que transfieren olores y contaminantes, el CTE, dentro de la regulación específica de salubridad (CTE DB HS 3), no aborda una regulación específica para la ventilación en estos espacios.

Además de estos aspectos relacionados con la salubridad y el confort en el edificio, es muy importante definir adecuadamente la estrategia de protección de estas zonas en caso de incendio ya que, por sus características, pueden actuar como propagadores del incendio y del humo.

Estas zonas comunes tienen la misión de posibilitar la circulación entre plantas. En caso de incendio, aunque este no se encuentre en esta zona, la presencia de humo impide su uso para la evacuación de las personas. Por esta razón, la regulación española aborda la ventilación de estos espacios dentro del documento básico de seguridad en caso de incendio (DB SI). Sin embargo, otras zonas comunes del edificio como, por ejemplo, las salas de centralización de contadores, la zona de telecomunicaciones y otros espacios similares no están sujetas a ninguna regulación específica.

DESCARGA AHORA NUESTRA GUÍA “TENDENCIAS EN LA VENTILACIÓN RESIDENCIAL”

Código Técnico de la Edificación; normativa sobre escaleras

El CTE – Código Técnico de la Edificación en su DB SI de seguridad contra incendios establece que los edificios deben disponer de los equipos e instalaciones de protección contra incendios indicados en la propia normativa. Su diseño, ejecución, puesta en funcionamiento y el mantenimiento, así como sus materiales, componentes y equipos, deben cumplir lo establecido en el “Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios” (RIPCI). La última versión del RIPCI entró en vigor el pasado mes de diciembre de 2017 incorporando importantes variaciones con respecto a la versión anterior.

Los espacios y zonas comunes como las escaleras requieren de una serie de condiciones específicas en función de diversos parámetros y que habrán de ser tenidas en cuenta de cara a la protección y evacuación de los ocupantes de un edificio o vivienda.

Diferencias entre escaleras

Dentro de la diferenciación que establece el Código Técnico de la Edificación con respecto a las escaleras establece una diferenciación entre:

  • Escaleras de evacuación ascendente
  • Escaleras de evacuación descendente

Y con respecto a su uso establece una diferenciación entre:

  • Escaleras no protegidas
  • Escaleras protegidas
  • Escaleras especialmente protegidas

Exigencias según las características de las escaleras

Todas ellas deben cumplir las exigencias en cuanto a habitabilidad, accesibilidad y seguridad de utilización. Las escaleras deben respetar una serie de parámetros relativos a:

  • Anchura de la escalera
  • Anchura de la escalera en su desembarco en la planta de salida del edificio
  • Número de personas asignadas a la escalera en el conjunto de todas las plantas situadas por encima o debajo del tramo considerado
  • Superficie útil del recinto de la escalera en el conjunto de las plantas
  • Altura de evacuación ascendente o un en metros

Ventilación en escaleras en función de su tipología

Cada tipo de escalera requiere un sistema de ventilación adecuado a sus características, según la clasificación expuesta. Estas pueden ser: protegida, especialmente protegida, no protegida, su ubicación, servicio que presta, número de usuarios, etc.

Las escaleras protegidas deben contar con un sistema de ventilación, mientras que las especialmente protegidas deben disponer también de un vestíbulo de independencia. Las especialmente protegidas deben de cumplir, además, con unos requisitos muy específicos en materia de ventilación.

Sistemas para ventilar escaleras especialmente protegidas

Los sistemas más utilizados para ventilar escaleras especialmente protegidas son tres:

  1. Ventilación mediante conductos independientes para la admisión y la extracción de aire. En caso de incendio el aire fresco del exterior entra por los conductos de admisión. Introduce aire salubre en la escalera y los productos de combustión son evacuados por el conducto de extracción. Se garantiza que no existe contaminación del aire de entrada, al ser conductos independientes.
  2. Sistema de ventilación de presión diferencial: usando ventiladores y sondas de presión debidamente distribuidas. Este sistema mantiene una presión más elevada en la zona a proteger, de modo que se evita. Los sistemas de presión diferencial, bien sean por sobrepresión o bien por extracción forzada, se consideran los más apropiados para la protección de determinadas vías de evacuación como pasillos, escaleras, vestíbulos, etc.
  3. Ventilación natural mediante ventanas practicables con un cierto requerimiento de superficie mínima por planta. Es el método más económico y simple pero también el que presenta mayor problemática asociada a un buen funcionamiento. Su operación correcta dependerá de la correcta apertura de las ventanas y de las condiciones de presión y temperatura del aire interior (contaminado o con humo) y exterior.

Las escaleras deben ser analizadas y ventiladas con especial cautela para reducir y minimizar los riesgos para las personas en caso de incendio.

Estudio de dos instalaciones de ventilación en un obrador

Haz un comentario