El Blog de la ventilación eficiente

Suscribir al blog

¿Cómo ventilar espacios con altas temperaturas?

Publicado por S&P el Jun 17, 2021
4 comentarios

Todo proyecto tiene características particulares que lo distinguen, y además estarán afectados por el ambiente exterior (clima) e interior (maquinaria, personal, etc.), aspectos que impactarán de manera positiva o negativa en las condiciones internas requeridas, impidiendo con esto lograr el confort térmico deseado. Estas condiciones no deseadas (especialmente altas temperaturas) afectarán tanto a la maquinaria como a los trabajadores generando bajas eficiencias en la productividad.

¿Qué es el estrés térmico por calor?

Estrés térmico es la exposición al calor por tiempos prolongados que puede afectar la salud de las personas y en ciertas ocasiones generar graves consecuencias. A través de mecanismos de regulación de la temperatura, el cuerpo por si solo pude eliminar el excedente de calor cuando este sobrepasa los niveles normales. Pero cuando recibe cantidades de calor mayores a las permisibles, las condiciones corporales se alteran y esto se traducirá en un incremento de la temperatura corporal. Es en ese momento cuando se empiezan a generar problemas conocidos como trastornos causados por el calor.

Conforme a la definición incluida en la Nota Técnica de Prevención 922 (NTP) del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) se tiene lo siguiente:

1.El estrés térmico corresponde a la carga neta de calor a la que los trabajadores están expuestos y que resulta de la contribución combinada de las condiciones ambientales del lugar donde trabajan, la actividad física que realizan y las características de la ropa que llevan. Existen distintas variables que contribuyen al estrés térmico, entre los que se encuentran: 

  • La temperatura del aire.
  • La humedad relativa.
  • La velocidad del aire.
  • La radiación.
  • La actividad metabólica.
  • El tipo de ropa. 

2. La sobrecarga térmica es la respuesta fisiológica del cuerpo humano al estrés térmico y corresponde al coste que le supone el ajuste necesario para mantener la temperatura interna en el rango adecuado. Los parámetros que permiten controlar y determinar la sobrecarga térmica son:

  • La temperatura corporal.
  • La frecuencia cardíaca.
  • La tasa de sudoración.

Es importante también definir un índice de calor estableciendo un nivel de riesgo y sus efectos, para poder determinar la acción a plantear según el nivel que este se encuentre:

Tabla 1

Índice de calor no permisibles

Espacios altas temperaturas

Nota. Buenas prácticas para la prevención de los riesgos laborales de los trabajadores expuestos a condiciones climatológicas adversas.

Se debe tener en cuenta que estos índices no consideran el esfuerzo físico que pueda requerir una persona y otros factores que puedan aumentar su temperatura, como tampoco considera la edad de la persona, ni estado físico y otras consideraciones semejantes.

Existen métodos de evaluación con una amplia aceptación a nivel internacional, como los que se describen a continuación:

  • Método WBGT (Índice de temperatura globo y bulbo húmedo, Wet Bulb Globe Thermometer). Se utiliza en ambientes calurosos para estimar el estrés térmico de los trabajadores. Permite establecer un programa de medidas preventivas o utilizar una metodología más específica a posteriori. Este método se describe en la norma UNE EN 27243:1995. 
  • Método de sobrecarga térmica estimada Se trata de un método específico para situaciones estrés térmico, indicado cuando se desea hacer una evaluación más rigurosa. El Índice de sobrecara térmica (IST) permite determinar el tiempo de exposición máximo en una situación determinada, para limitar la sobrecarga fisiológica a un nivel aceptable y por encima del cual podrían producirse daños para la salud de los trabajadores. Se describe en la norma UNE-EN ISO 7933:2005.

¿Qué consecuencia tienen las altas temperaturas en el trabajo?

Un ambiente con altas temperaturas resulta incómodo para el desarrollo de actividades laborales, y en especial cuando el trabajo exige esfuerzo físico, generando con el tiempo que el trabajador disminuya su productividad.

Los síntomas que se pueden detectar luego de largas horas de exposición en ambientes de altas temperaturas son: sed intensa, sequedad en la boca, agotamiento, cansancio y debilidad, falta de concentración, dolor de cabeza, mareos o desmayos, debilidad muscular o calambres, náuseas y vómitos, aumento de la temperatura corporal por encima de los 37.5°C, e incremento de la frecuencia cardíaca.

Cuando se tienen estos síntomas, una forma práctica de reducirlos es reposar en un lugar fresco, sombreado y ventilado, beber mucha agua fría o bebidas con electrolitos.

¿Cómo solucionar la pérdida de productividad por calor excesivo?

Para lograr que un ambiente tenga las condiciones adecuadas para el trabajo, se evalúan las siguientes condiciones:

  • Se analiza el entorno de trabajo: los equipos e instalaciones, climatización, vestimenta de los empleados, etc., para identificar todos aquellos factores que en su conjunto desfavorecen las condiciones de trabajo. 
  • Se miden las condiciones medioambientales: temperatura, calor, humedad y la velocidad de aire dentro del ambiente de trabajo y el tipo de actividad física que el personal realiza.

Habiendo recabado esta información, se podrá determinar si los ambientes en estudio requerirán una solución con ventilación mecánica o quizá de una solución de climatización (aire acondicionado).

En el caso de ventilación mecánica, la principal forma de dimensionar estos sistemas es bajo el concepto de renovación. Para esto cada país cuenta con normativa local de guía, donde figuran valores de renovación recomendado según aplicaciones. Por otro lado, existe normativa internacional que brinda data valiosa en este sentido. Finalmente, los principales fabricantes de equipos ventilación del mundo, entre ellos Soler & Palau, ofrecen guías o manuales de ventilación en donde se muestra data de este tipo. Al dimensionar correctamente un sistema de ventilación, se extraerá eficientemente el aire caliente que se encuentre en el interior y se repondrá por aire fresco.

Otra alternativa de solución será diseñar e implementar un sistema enfriamiento evaporativo, el cual consiste en humidificar el aire de inyección (logrando con esto disminuir en un cierto rango su temperatura), y evacuar el aire caliente interior. Esta solución tiene cierta limitante ya que dependerá exclusivamente del porcentaje de humedad relativa que tenga el aire exterior y, por lo tanto, su capacidad de absorber mayor humedad. Al no perder rendimiento por el efecto de evaporación del agua, se logra una alta eficiencia energética.

En el caso de contar con maquinaria que emite mucho calor y genera alta temperatura en su ambiente circundante, lo más apropiado será diseñar sistemas de extracción localizada (campanas), logrando con esto que el calor no se distribuya por todo el ambiente y se evacue rápidamente al exterior.

En conclusión, los espacios con altas temperaturas son ambientes en las cuales las personas no podrán desarrollar sus actividades con normalidad, ya que se verán afectadas por el calor. Por lo tanto, la contemplación de un sistema de ventilación adecuado será una solución ideal para garantizar el confort térmico que necesitan las personas y maquinaria.

Comentarios

4 responses to “¿Cómo ventilar espacios con altas temperaturas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *