El Blog de la ventilación eficiente

Suscribir al blog

¿Cómo calcular la renovación del aire de un espacio?

Publicado por S&P el May 24, 2021
6 comentarios

Dos conceptos, intrínsecamente relacionados, marcan el nuevo modelo de edificación sostenible y saludable: el de calidad del aire y el de ventilación. Y, para poder garantizar que ambos funcionen de acuerdo a la normativa vigente, es imprescindible saber realizar un adecuado cálculo de la renovación del aire. Es en este último aspecto en el que centramos el interés de este artículo. Se trata de conocer cómo calcular esa renovación del aire, teniendo en cuenta, además, el tipo de espacio concreto al que se refiere.

En este sentido, hay que recordar la legislación que rige actualmente en materia de calidad del aire y ventilación de edificios:

Cálculo de la renovación del aire

Realizar un cálculo de la renovación del aire es imprescindible para diseñar e instalar un correcto sistema de ventilación en el interior de un edificio. Recordemos que, garantizar la renovación del aire es la única forma de asegurar que las concentraciones de contaminantes presentes en el aire se mantengan en un nivel saludablemente admisible. Esta calidad del aire está regulada en nuestra normativa de edificación, que exige distintos niveles de calidad del aire dependiendo del uso al que se destine un edificio, son las famosas categorías IDA.

Partiendo de la calidad de aire (IDA) que se aplique a un espacio, el siguiente dato que se necesita para diseñar un sistema de ventilación con una renovación del aire adecuada pasa por determinar el caudal mínimo de aire limpio que permite mantener esos niveles de calidad.

¿Cómo calcular la renovación del aire en viviendas?

En el caso de las viviendas, según el CTE antes citado, lo que se exige para garantizar un nivel de salubridad aceptable es un caudal de aire en cada estancia que:

  • Garantice una concentración de CO2 media menor de 900 pmm.
  • El acumulado anual que exceda de 1.600 ppm sea menor que 500.000 ppm.
  • Elimine la presencia de contaminantes no relacionados directamente con la presencia humana.

Además, la normativa marca una diferencia entre las zonas secas y las húmedas de una vivienda. Con todos estos datos se establecen unos valores mínimos por estancia que se deben aplicar para el cálculo de renovación del aire:

  • Dormitorio principal, salón y comedor: 8 l/sg.
  • Resto de dormitorios: 4 l/sg.
  • Trasteros y zonas comunes: 0,7 l/sg por m2.
  • Aparcamientos y garajes: 120 l/sg en cada plaza.
  • Zonas de almacenaje de residuos: 10 l/sg.

El cálculo de renovación del aire en oficinas y espacios industriales

En los edificios de oficinas o dedicados a actividades industriales, ya no hay que fijarse en el CTE, sino que el cálculo de renovación del aire se hace según los criterios que marca el RITE. Recordemos que la calidad del aire depende directamente de tres circunstancias: 

  • Dimensiones del espacio.
  • Concentración de personas/tiempo que permanecen en el interior.
  • Actividad a la que se dedica.

Es evidente que en estos espacios el cálculo es más complejo, porque entran en juego muchas variantes. Estos son los métodos que se usan con más frecuencia :

  1. Medición caudal mínimo por persona. Este es un método indirecto y solo tiene sentido si se mantienen unas condiciones determinadas de actividad metabólica, además de que la actividad no produzca emisiones de sustancias contaminantes, ni se fume dentro de ese espacio.
  2. Medición por unidad de superficie: Método indirecto que fija unas cantidades por m2. Es aplicable en espacios con baja ocupación de personas y las principales emisiones contaminantes provienen de los materiales del mobiliario u objetos que hay. El ejemplo más representativo son los almacenes.
  3. Medición olfativa. Es un método directo que se basa en la percepción subjetiva de la calidad del aire teniendo en cuenta los olores.
  4. Medición por concentración de CO2: Es un método directo, especialmente efectivo cuando la principal fuente de contaminación es humana como gimnasios, salas de fiestas o tiendas
  5. Medición por dilución: similar al anterior, en este caso, para usarse en locales dónde existen emisiones de contaminantes conocidos.

Sin duda, el cálculo de la renovación del aire es un dato esencial para avanzar en la consecución de espacios seguros desde el punto de vista de la salud. De ahí, la importancia de obtener unos resultados lo más precisos posible y, por supuesto, adecuados al tipo de edificio al que se refieren. Solo así, se podrán adoptar las medidas de ventilación más eficaces en cada caso.

La importancia de una buena ventilación

Comentarios

6 responses to “¿Cómo calcular la renovación del aire de un espacio?

  1. Hola soy Manuel Gómez y me parecen muy bién vuestros artículos. Pregunta: la ventilación en auditorios de música con capacidad para 1500 personas y deseando tener una calidad de aire saludable anti Covid 19, de qué orden sería la renovación de aire. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *