El Blog de la ventilación eficiente

Suscribir al blog

Rejillas de ventilación para cocinas. Exigencias y recomendaciones

Publicado por S&P el Apr 23, 2020
0 comentario

La cocina es uno de los lugares donde más gases, humos y olores se acumulan. En este espacio, se torna especialmente necesario la existencia de rejillas de ventilación para cocinas que complementen la ventilación natural y la producida por los conductos de extracción.

En otros posts hemos tratado las exigencias marcadas en las diferentes normativas y hemos profundizado en el ámbito de las cocinas industriales.

En este caso vamos a hacer hincapié en las rejillas de ventilación para cocinas domésticas. 

Normativas a aplicar en ventilación de cocinas domésticas 

Con el objetivo de tener unas bases sólidas debemos fijarnos en el apartado HS3 del documento básico HS en lo que se refiere a salubridad, atendiendo a varios aspectos: 

  • Este documento establece que en la zona de cocción de las cocinas se debe disponer de un sistema que permita la extracción al exterior de los contaminantes derivados de su uso. Este sistema es independiente a la ventilación de la vivienda. Se cumplirá con dicha norma cuando el sistema permita extraer un caudal mínimo de 50 l/s en la zona de cocción de la cocina.
  • De forma obligatoria, las cocinas contarán con aberturas de extracción. Dicha abertura de extracción debe situarse en la zona más contaminada de la cocina que es, como hemos visto en el punto anterior, la zona de cocción. Estas aberturas de extracción se conectarán a conductos de extracción (uno único podrá ser compartido por cocinas, baños, aseos y trasteros) y es de obligado cumplimiento la situación de las mismas a una distancia del techo menor que 200 mm y a una distancia de cualquier rincón o esquina vertical mayor que 100 mm.
  • Existe la obligación de implementar un sistema de ventilación con extracción  mecánica. Este punto desemboca en la necesidad de disponer de un extractor conectado a un conducto de extracción independiente del resto de conductos de la ventilación general de la vivienda. SI dicho conducto es compartido por varios extractores, todos ellos tendrán que incluir una válvula automática (o cualquier otro sistema antirrevoco) que les permita mantener abierta su conexión con el conducto sólo cuando esté funcionando
  • Las aberturas de ventilación que estén en contacto con el exterior deben disponerse de tal manera que no permitan la entrada de agua de lluvia.
  • De forma añadida, las cocinas deben contar con un sistema complementario de ventilación natural como una ventana o puerta al exterior.

Estas directrices son algunas de las reglas a aplicar en la ventilación de las cocinas domésticas. En este ámbito se trata la ventilación en general. Sin embargo, no nos vamos a fijar en los extractores sino en las rejillas de ventilación. 

Recomendaciones en torno a las rejillas de ventilación para cocinas 

La normativa a aplicar es un punto de obligado cumplimiento, pero existen otras pautas de actuación y recomendaciones cuyo objetivo es la maximización de los beneficios aportados por estos elementos de ventilación. 

Entre ellas, podemos destacar: 

  • Eludir la obstrucción de las rejillas mediante armarios u otros elementos de mobiliario.
  • Emplear un sistema de ventilación de doble flujo que permita la extracción de aire viciado y, a su vez, la entrada de aire filtrado para renovar la atmósfera interior de la estancia.
  • Combinar la acción de las rejillas de ventilación con una ventilación natural mediante la apertura de ventanas y/o puertas.
  • Uso de los sistemas de extracción (extractores, campanas extractoras)  presentes en la zona de cocción para limitar la acumulación de humos, gases…
  • Evitar la humedad y los malos olores que pueden desembocar en una mala calidad del aire que repercuta en la salud y bienestar de los presentes en la cocina.

Posibles rejillas empleadas en cocinas domésticas 

Por último, pero no menos importante, son los diferentes tipos de rejillas que se instalan, de forma general, en las cocinas domésticas. 

Uno de los factores influyentes en el número, tipo y ubicación de las rejillas es el uso de gas o ausencia del mismo. 

En el primer caso, una cocina deberá estar equipada con una rejilla a pocos centímetros del suelo si se emplea gas natural y en el caso de gas propano o butano, tendrá que incluirse una segunda rejilla cerca del techo. 

Estas rejillas deben ser fijas para que la ventilación sea continua. Al contrario que en las cocinas sin uso de gas, donde las rejillas podrán ser regulables.  

Vista esta peculiaridad, a continuación vamos a tratar los tipos de rejillas susceptibles de estar presentes en las cocinas domésticas. 

  • Rejillas de impulsión: poseen lamas orientables de forma individual para permitir la regulación del alcance y la altura del flujo de aire que se impulsa. Este tipo es el más común en las cocinas domésticas.

Otros modelos que pueden estar situados en la cocina son: 

  • Rejillas de suelo: suelen colocarse en la parte inferior de puertas o tabiques pudiendo emplearse tanto para extraer como para insuflar aire.
  • Rejillas de tránsito: situadas igualmente en puertas o tabiques su función es la libre circulación del aire y, por regla general, evitan la entrada de luz.
  • Rejillas de aireación: permiten la ventilación de los electrodomésticos empotrados presentes en la cocina. Frigoríficos, lavadoras, hornos o microondas son algunos ejemplos de aparatos cuyo rendimiento y mantenimiento se ve implementado con la instalación de estas rejillas.
  • Rejillas de toma de aire exterior: como su nombre indica, son rejillas que permiten la entrada de aire del exterior a la vez que impiden el ingreso de agua de lluvia y otros elementos derivados de fenómenos atmosféricos.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *