El Blog de la ventilación eficiente

El Blog de la ventilación eficiente

Suscribir al blog

Rehabilitaciones con criterios bioclimáticos

Publicado por S&P el May 11, 2020
0 comentario

Cada sector económico, industria o actividad humana tiene su huella ambiental. Como hemos expuesto en distintos artículos de este blog, los edificios son los grandes consumidores de energía de nuestras ciudades, llegando a representar un 20% del consumo de energía final

Sabemos que la arquitectura bioclimática tiene la reducción de este consumo entre sus objetivos finales. Hemos visto que sus estrategias pasivas son relativamente fáciles de aplicar cuando se trata de edificios de nueva planta, pero sabemos que contamos con un gran parque edificado ineficiente energéticamente que debemos adaptar en los próximos años al estándar que nos acerque al objetivo de cero emisiones de carbono en 2050

Los proyectos que presentamos a continuación son muestras ejemplares de rehabilitaciones con criterios bioclimáticos y estrategias pasivas en arquitecturas de gran calidad. 

Laccaton & Vassal. Rehabilitación de una torre de viviendas (París)

El caso de esta rehabilitación se aleja de lo que normalmente pensamos al hablar de rehabilitación en arquitectura, ya que la idea de rehabilitación suele estar vinculada a la intervención sobre el patrimonio histórico. 

Esta rehabilitación con criterios bioclimáticos se hace sobre un inmueble de viviendas construido en la década de los sesenta. La intervención se orienta a mejorar la eficiencia energética de la torre, reduciendo su consumo a la mitad.

La estrategia aplicada consiste en crear unos jardins d ́hiver, que funcionan como invernaderos. Se construyen con prefabricados a modo de galerías perimetrales descolgadas de la fachada, formando un diafragma de protección y ampliando la superficie de uso de la vivienda. Están dotados de un sistema de persianas y cortinas térmicas que permiten regular la entrada de luz y ventilación. 

Oliveras Boix Arquitectes. Ateneu de Fabricació (Barcelona)

La rehabilitación con criterios bioclomáticos de esta nave industrial de principios del siglo veinte (que acogerá un equipamiento cultural) se hace aplicando de nuevo estrategias dirigidas a reducir su consumo energético, limitando de esta manera sus emisiones de carbono.

En este caso, se tiene en cuenta además el origen y producción de los materiales y sistemas utilizados durante la construcción, optando por aquellos que cuentan con una valoración de su ciclo de vida y provienen de una producción a la que se le aplican criterios de sostenibilidad. 

La intervención se esfuerza en mejorar el aislamiento de la envolvente del edificio en todos sus paramentos. Destaca la sustitución de la cubierta de fibrocemento por otra basada en un sistema de paneles que garantizan el aislamiento. El sistema modular permite la incorporación de grandes tragaluces que garantizan la iluminación natural y el soleamiento del edificio. Estos tragaluces se encuentran además monitorizados, de manera que se combina la apertura para la ventilación natural con la ventilación mecánica, reduciendo el consumo en climatización en un 40%. 

Rafael de la Oz. Centro Cultural Daoiz y Velarde (Madrid)

Las instalaciones originales son las de un antiguo cuartel militar de finales del siglo diecinueve que pasará a albergar usos culturales y deportivos. 

Es destacable en este edificio el uso de la geotermia como fuente de energía renovable que abastece al sistema de climatización.

Los intercambiadores de calor se construyen bajo la losa de cimentación para viabilizar el intercambio térmico del terreno con aire primario de renovación. El aire que circula en el interior del circuito atraviesa un colector enterrado, donde capta o cede calor al terreno. Este aire, ya acondicionado, se introduce en el edificio con una temperatura más próxima a la requerida, siendo el salto térmico menor al que tendríamos si se tomara directamente del exterior. Esta operación reduce a un tercio la cantidad de energía necesaria para la climatización. 

Por otro lado, los nuevos forjados son termoactivos, incluyendo un sistema de circuitos caloportadores, también activados por el sistema geotérmico, que convierten la losa de hormigón en el elemento responsable de la climatización por radiación. 

La cubierta en este caso también es un sistema técnicamente complejo. Permite la entrada de iluminación natural al tiempo que es capaz de desplegarse estratégicamente para introducir ventilación natural cuando las condiciones lo aconsejan. 

H Arquitectes. Centre Cívic Lleialtat Satsenca 1214 (Barcelona)

Estamos ante otra intervención en un edificio del patrimonio industrial procedente de los años veinte del siglo pasado, también destinado tras su restauración a usos y actividades culturales. En este caso la este caso la estrategia energética se basa en la aplicación de sistemas pasivos, tratando de minimizar al máximo el alcance de la climatización mecánica. Se apuesta por confiar en la inercia térmica de los materiales y en optimizar el aislamiento. 

El tratamiento de la cubierta vuelve a tener una importancia capital. Por un lado, hace posible la iluminación natural del edificio gracias a la colocación de paneles de policarbonato celular transparente. Por otro, la captación solar que se hace a través de ella permite ejecutar una estrategia que garantiza la climatización en todas las épocas del año. El calor captado en invierno se dirige a los espacios que necesitan climatización a través de sistemas de recuperación de calor. En verano, el sobrecalentamiento del aire de la capa superior genera una corriente de convección que al desplegar las aperturas monitorizadas de la cubierta consigue expulsar el aire caliente, refrescando el ambiente rápidamente. 

Grupo ACR. Sede corporativa Ilunion (Madrid) 

Este proyecto plantea una rehabilitación integral de una torre de oficinas de 1975 que alojará la nueva sede de una corporación empresarial. 

De nuevo, gran parte de la estrategia de optimización energética se basa en aislar los paramentos del edificio. En esta ocasión, se opta por un sistema SATE como primera piel cubierto por una capa exterior de paneles de aluminio microperforado con distinta densidad de apertura en función de la orientación de la fachada. 

Esta rehabilitación energética centrada en la fachada tiene como singularidad que se vale de las capacidades plásticas del material aislante para crear un mosaico que conecta con la imagen corporativa de la empresa. 

Ayuda sistemas de ventilación

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *