Calefactor de baño: tipos y normas de seguridad a tener en cuenta

Calefactor de baño: tipos y normas de seguridad a tener en cuenta

Un calefactor de baño eléctrico es una estufa que nos sirve para calentar nuestro cuarto de baño de forma rápida y conseguir de esta manera una temperatura agradable en el momento del aseo.

Este tipo de aparatos están aconsejados como calefacción complementaria o para calentar pequeños espacios. Para su funcionamiento, basta con enchufarlos a la red eléctrica. Son aparatos que expulsan aire caliente y caldean una estancia de forma rápida y focalizada, pero debemos tener en cuenta que el calor mediante este sistema perdura poco tiempo y son aparatos con un alto consumo energético.

Qué aspectos debemos tener en cuenta

Para calcular la potencia que necesitaremos deberemos tener en cuenta las dimensiones del espacio que queremos calefactar, calculando unos 80 w por metro cuadrado para estancias bien aisladas y unos 100 w para habitaciones o baños con un aislamiento deficiente. En cualquier caso, la mayor parte de aparatos incluyen varias posiciones de potencia lo que nos permitirá adaptar la potencia del calefactor a nuestras necesidades de confort térmico.

También habrá que tener en cuenta que para las estancias húmedas de la casa, como cocinas y baños, será conveniente utilizar calefactores específicos que cuenten con un IP-24.

Calificar equipamientos según su nivel de protección

Este parámetro hace referencia a la norma internacional CEI 60529 Degrees of Protection 1 utilizado con mucha frecuencia en los datos técnicos de equipamiento eléctrico o electrónico. Se trata de un estándar desarrollado para calificar de una manera alfa-numérica a equipamientos en función del nivel de protección que sus materiales contenedores le proporcionan contra la entrada de materiales extraños.

En el caso de los calefactores de baño, con la nomenclatura IP-24 estaríamos indicando el grado o nivel de protección necesarios en estos aparatos contra el ingreso de agua.

Descarga ahora nuestra guía gratuita “Tendencias en ventilación residencial”

Tipos de calefactores

Existen básicamente tres tipos de calefactores adecuados para el baño. Estos son:

  • Calefactores tradicionales por aire. Sirven para calentar de forma rápida estancias de pequeño tamaño, como los cuartos de baño. Funcionan con una placa de resistencia eléctrica que transmite su calor, ya sea por convección natural, o forzada,  mediante un ventilador, y con salida frontal o vertical.
  • Calefactores cerámicos. Incluyen una resistencia cerámica que retiene mejor el calor, por lo que a priori son más eficientes que los calefactores eléctricos tradicionales y consumen menos energía. Además, resecan menos el ambiente ya que necesitan menos oxígeno para emitir la misma cantidad de calor. Este tipo de calefactores son capaces de regular automáticamente la salida de aire de acuerdo con las oscilaciones de la temperatura de la estancia. Además, están disponibles en diversos formatos o diseños; de pared, verticales o compactos. Los hay con función oscilante, es decir, aquellos que pueden orientar la salida del aire hacia distintos lados para distribuir el aire por todo el espacio.
  • Calefactores por infrarrojos. Este tipo de calefactores funcionan a través de unas resistencias infrarrojas. Funcionan mediante la llamada tecnología de emisión térmica, es decir, no calientan el aire sino las paredes, muebles y personas que ocupan la estancia. De esta forma la radiación absorbida por todos estos elementos se transmite nuevamente proporcionando una agradable sensación de calor. Este tipo de calefactores pueden ser una buena opción para espacios pequeños.

Aunque la gran mayoría de calefactores de baño son portátiles, lo que nos permite trasladarlos de una estancia a otra, también existen calefactores de baño de instalación mural. Los modelos de este tipo más actualizados se caracterizan por ser muy silenciosos e incorporan termostatos automáticos, protectores térmicos de seguridad e incluso toalleros.

Aspectos de seguridad a tener en cuenta

Los calefactores son aparatos eléctricos y, por tanto, deberemos ser cuidadosos en su uso especialmente cuanto estén funcionando en estancias en las que sea habitual el uso de agua, como son las cocinas y baños.

Habrá que tener cuidado en no cubrir los aparatos y en el caso de encontrarnos en un baño de pequeñas dimensiones, deberemos extremar las precauciones para evitar cualquier accidente.

De esta forma, será aconsejable dejar el mayor espacio posible entre el aparato y la zona de bañera o ducha evitando cualquier manipulación del calefactor desde dentro de la bañera o ducha.

También será importante a  la hora de manipular el aparato, hacerlo con las manos secas y con calzado, especialmente en el momento de enchufar o desenchufar el calefactor. Para garantizar un uso seguro será siempre recomendable dejar, al menos, un metro entre el aparato y la zona que rodea la bañera o la ducha y comprobar que las manos están secas y los pies calzados, antes de enchufar y desenchufar el calefactor.

guia tendencias ventilacion residencial

Haz un comentario