El Blog de la ventilación eficiente

Suscribir al blog

La eficiencia energética en Europa

Publicado por S&P el Feb 08, 2021
0 comentario

La Unión Europea está inmersa en numerosos retos trascendentales. Sin duda, uno de los más apasionantes e importantes es su compromiso con la sostenibilidad del planeta, articulado a través del llamado Pacto Verde Europeo (Green Deal). Se trata de un plan estratégico que aborda, entre otros asuntos, la eficiencia energética en Europa. El objetivo final es muy ambicioso: alcanzar la neutralidad en las emisiones de carbono para 2050. Analizamos las principales líneas de actuación que propone.

Planes europeos de eficiencia energética: ¿qué es el Pacto Verde?

Conviene empezar recordando qué es el Pacto Verde en líneas generales. Este acuerdo surge como consecuencia de la constatación desde las instituciones europeas de la degradación que sufre el medio ambiente y de la imparable evolución del cambio climático, con sus terribles consecuencias para el planeta. En este contexto, la Comisión Europea presentó en el año 2019 su propio plan para frenar esta situación, basado en el compromiso de conseguir una Europa de economía sostenible y climáticamente neutra.

Este compromiso apunta a una transformación del modelo económico europeo que se asiente sobre el uso eficiente de los recursos energéticos, de forma que se vayan reduciendo progresivamente las emisiones de CO2 a la atmósfera hasta alcanzar la meta de la huella cero de carbono. En este proyecto no solo se pretende implicar a los gobiernos, también es clave el compromiso de los ciudadanos particulares, las instituciones y todos los agentes sociales.

¿Cómo se concretan los planes europeos de eficiencia energética?

Indudablemente, el Pacto Verde se ha diseñado como una estrategia global, en la que se tienen que producir cambios en todos los ámbitos económicos y en todas las actividades sociales. Algunos de estos puntos de actuación revisten una especial importancia, como las siguientes propuestas:

  • La necesaria inversión en tecnologías que respeten el medio ambiente.
  • Renovación de las flotas de transporte público y apoyo al transporte privado para que se implanten los sistemas más limpios, saludables y baratos.
  • Acceso a herramientas de apoyo en el sector industrial para que se invierta en innovación, siempre dentro de políticas que garanticen la sostenibilidad.
  • Descarbonización progresiva de la energía, hasta llegar a las emisiones cero.
  • La imprescindible colaboración entre gobiernos y países para adoptar en todos los rincones del planeta actuaciones comunes o similares.
  • Adopción de un papel relevante de las edificaciones sostenibles para la eficiencia energética.

Los edificios y ciudades convertidos en pieza clave de la eficiencia energética en Europa

La evolución de la Humanidad no puede desligarse de la actividad de la construcción. Edificamos espacios para trabajar, para vivir y para relacionarnos. De hecho, pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en lugares cerrados. Además, vivimos integrados en núcleos poblacionales cada vez de mayores dimensiones. Sin duda, un plan estratégico de eficiencia energética en Europa tiene que poner su foco en nuestros edificios y ciudades.

En el Pacto Verde se asumen cambios, en primer lugar, relativos a la forma de edificar. En esta línea, resulta especialmente innovadora la apuesta por una economía circular en la construcción, pero, sobre todo, la mayor revolución viene de la mano del concepto de los “edificios verdes”, construcciones diseñadas para optimizar la eficiencia energética y respetar el medio ambiente. Algunos datos refuerzan la idea de hasta qué punto son necesarias estas medidas, debido a que los inmuebles acaparan hasta el 40% del consumo de energía en Europa y son los responsables del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Hogares, colegios, centros de trabajo, oficinas… Conseguir que reduzcan su gasto energético sin mermar las condiciones de salubridad y de confort en su interior es uno de los retos de este plan sostenible europeo.

Ventilación inteligente, una inversión en sostenibilidad

El mayor consumo energético que se produce en los edificios, tanto en los residenciales como en los de uso comunitario, deriva del gasto en calefacciones, aires acondicionados y sistemas de climatización en general. Es decir, todo lo que contribuye a garantizar la salubridad ambiental y el confort térmico. El Pacto Verde no pretende que renunciemos a esas comodidades que, además, tienen un impacto positivo en nuestra salud.

Una de las acciones que se promueven desde las instituciones europeas es la financiación de proyectos para la rehabilitación de edificios antiguos con reformas orientadas en dos líneas: por una parte, reforzar la hermeticidad y el aislamiento térmico y, por otra, favorecer la instalación de sistemas de ventilación inteligente, especialmente fórmulas como el doble flujo y los recuperadores de calor. Estos dispositivos regulan la temperatura a la vez que garantizan una óptima calidad del aire de los espacios interiores. Estas reformas están dando tan buenos resultados que ya se prevé una nueva ola de renovación de edificios, bajo el paraguas de ayudas del Banco Europeo de Inversiones.

El Pacto Verde es un proyecto que ya está aportando beneficios positivos sobre la calidad de vida de todos nosotros. En concreto, desde que se comenzaron a implantar las primeras exigencias introducidas en las normativas de construcción, se calcula que los nuevos edificios han reducido a la mitad el consumo energético, comparado con el gasto de sus homólogos, construidos en la década de los 80 sin estas medidas de eficiencia energética. Es solo la punta del iceberg de los avances en sostenibilidad que traerán estos Planes Europeos de Eficiencia Energética.

conceptos básicos de la ventilación

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *