El Blog de la ventilación eficiente

Suscribir al blog

Cómo mejorar la eficiencia energética en una vivienda unifamiliar

Publicado por S&P el Nov 15, 2021
0 comentario

El mercado inmobiliario español se caracteriza porque la edad media de las viviendas ronda los 45 años. Un serio inconveniente en un mundo que avanza hacia la sostenibilidad y el consumo responsable de los recursos. Garantizar la eficiencia energética en los hogares es igual de trascendental que hacerlo en el ámbito industrial, sobre todo, si aspiramos a vivir en una UE climáticamente neutra en 2050. Nos centramos en analizar las ventajas de mejorar la eficiencia energética en una vivienda unifamiliar y, por supuesto, señalar las medidas más prácticas que se pueden tomar para conseguirlo.

Situación del parque de viviendas unifamiliares respecto a la eficiencia energética

Efectivamente, es un hecho constatado el que la mayoría de las viviendas españolas son construcciones realizadas hace más de cuatro décadas. Eso implica que se diseñaron y levantaron sin priorizar aspectos como el aislamiento térmico, el aprovechamiento de la luz solar o la instalación de sistemas de ventilación eficaces que, precisamente, son algunos de los pilares sobre los que se asienta la eficiencia energética.

En el caso concreto de las unifamiliares, se pueden establecer algunos matices. Nada mejor que utilizar los datos proporcionados por el estudio realizado por el propio Ministerio de Fomento en marzo de 2019. Según el mismo, el 40 % de las viviendas unifamiliares españolas se construyó entre 1981-2007; solo el 5 % es posterior, mientras el 55 % restante es aún más antiguo. 

Los nuevos proyectos de construcción de inmuebles unifamiliares sostenibles ya incorporan las actuaciones pertinentes en materia de ahorro energético, empezando por el análisis previo de la elección del terreno y la orientación solar de la vivienda. Estos dos factores bien utilizados desembocan en ahorros de más de un 60 % en calefacción, por ejemplo. En el resto es interesante plantearse la toma de medidas porque los beneficios son incontables.

Beneficios de la eficiencia energética para una vivienda unifamiliar

La eficiencia energética tiene dos objetivos:

  • Optimizar los recursos para conseguir un ahorro real.
  • Minimizar la emisión de CO2 que se manda a la atmósfera.

Es decir, hay dos tipos de beneficios para los propietarios de una vivienda unifamiliar. Por un lado, existe una reducción considerable del presupuesto destinado al gasto energético, un asunto nada desdeñable más teniendo en cuenta los elevados precios actuales. 

Pero, igual de importante es el cuidado del medio ambiente. Una sociedad cada vez más concienciada con la obligación de revertir el efecto invernadero y mitigar cualquier daño ecológico contra el planeta, necesita contar con soluciones que permitan a cada ciudadano aportar su grano de arena en esta batalla de la sostenibilidad.

Por último, actuar hoy es más ventajoso porque se han puesto en marcha distintas ayudas para la compra de viviendas con certificación energética A o B y, también, para la rehabilitación de las antiguas si se adoptan medidas que garanticen la eficiencia energética.

Actuaciones para mejorar la eficiencia energética en una vivienda unifamiliar

Esta perspectiva global sobre la antigüedad de las viviendas unifamiliares en nuestro país, desde el punto de vista de la eficiencia energética, supone que en la mayor parte es imprescindible hacer algún tipo de actuación para garantizar un consumo más racional y sostenible. Básicamente, estas intervenciones deben orientarse en 4 ámbitos:

La envolvente

Es uno de los factores determinantes para garantizar la eficiencia energética en una vivienda unifamiliar, ya que influye en el mantenimiento del confort térmico de los interiores. Recordemos que, la envolvente de un edificio es la capa más externa del mismo, la que está en contacto directo con el exterior. Se compone de distintos elementos y todos ellos deben revisarse y, en su caso, modificarse para conseguir el máximo ahorro de consumo energético. Entre los imprescindibles destacan tres:

  • Fachada: es crucial que cuente con un aislamiento eficiente en todas las paredes exteriores.
  • Cerramientos: las puertas y ventanas son responsables de hasta el 40 % de las pérdidas de temperatura interior de una vivienda. Además de utilizar perfiles que garanticen el hermetismo; el doble acristalamiento permite un ahorro en la factura de la calefacción cercano al 30 %.
  • Cubierta: el techado de una vivienda unifamiliar debería diseñarse teniendo en cuenta las condiciones climáticas de la zona en que se ubica. Es esencial estudiar tanto la forma (distintos grados de inclinación o cubiertas planas), como los materiales usados.

La climatización 

Este apartado tiene por objeto tomar todas las medidas necesarias para evitar las fugas de calor en invierno y de frío en verano en los interiores de las unifamiliares. Un factor clave, como hemos visto, es actuar sobre los materiales de aislamiento. Además, conviene instalar sistemas de ventilación mecánica que aseguren la calidad del aire sin tener que abrir ventanas para renovar el aire.

El agua sanitaria y calefacción

Las viviendas consumen mucha energía calentando agua, tanto para usos sanitarios como para los sistemas de calefacción. Este gasto se puede reducir notablemente con las calderas de condensación, ubicándolas en zonas perfectamente aisladas. Y también es interesante plantearse la instalación de paneles solares térmicos aprovechando las subvenciones que existen en la actualidad.

La iluminación 

Finalmente, la eficiencia energética de una vivienda unifamiliar debe incluir la sustitución de las luces convencionales por leds y, además, incorporando sistemas de control del alumbrado. En los exteriores, de hecho, la solución perfecta son las lámparas solares con sensores. Con estas medidas tan sencillas y asequibles, la reducción del consumo eléctrico en iluminación puede llegar al 75 %.

Una de las ventajas de actuar sobre la eficiencia energética en una vivienda unifamiliar es que las mejoras repercuten en su totalidad e inmediatamente en el propietario. Además, en gran parte, son medidas asequibles y que no suponen grandes inversiones económicas. La relación coste-beneficio es especialmente ventajosa en este caso.

La importancia de una buena ventilación

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *