El Blog de la ventilación eficiente

El Blog de la ventilación eficiente

Suscribir al blog

Humedad en las paredes: condensación y posibles soluciones

Publicado por S&P el Jan 02, 2019
0 comentario

La hermeticidad que caracteriza las construcciones y edificios más modernos nos ayuda a ahorrar energía pero también se caracteriza por sufrir humedad en las paredes. Esto puede llegar a tener un serio impacto en la salud y también en el confort del ambiente interior.

Así, edificios que a priori permanecen perfectamente aislados del exterior, a través de sistemas de aislamiento como el SATE o la fachada ventilada, pueden llegar a convertirse en edificios enfermos o contaminados si no se cumplen adecuadamente las normas básicas en cuanto a su ventilación.

En el caso de edificios antiguos, muchos de ellos mal aislados, se puede dar la circunstancia de que aparezcan humedades en las paredes al sufrir infiltraciones de agua. En la actualidad, la problemática de la humedad en paredes y techos de las nuevas edificaciones puede tener su origen en la hermeticidad de las construcciones cuando no incorporan el adecuado sistema de ventilación. En este caso se produce una ausencia de circulación de aire y un exceso de vapor de agua en el aire interior.

Humedad por condensación

La humedad por condensación es un fenómeno que se produce cuando el vapor de agua que está contenido en el aire se transforma en líquido al entrar en contacto con una superficie fría.

DESCARGA GRATIS NUESTRA GUÍA “LOS COMPONENTES DEL AIRE” DEL MANUAL PRÁCTICO DE VENTILACIÓN

Las zonas típicas donde se produce este fenómeno son zonas poco ventiladas o carentes de calefacción como los cristales de las ventanas, las zonas de detrás de los armarios, superficies cubiertas por cortinas, etc. Al producirse esta condensación aparecen manchas de humedad favoreciendo la formación de hongos en condiciones de elevada temperatura y humedad, dando lugar a manchas oscuras y un deterioro de la superficie.

Efectos de las humedades en la salud

El problema de tener humedad en las paredes tendrá además consecuencias directas tanto en el consumo de energía del sistema de calefacción como en la salud de los ocupantes de la vivienda. Por lo tanto, prevenir y solucionar este problema de humedad en las paredes debe convertirse en una prioridad.

Dolencias causadas por la humedad

La humedad en las paredes puede llegar a ser una fuente de enfermedades y afectar seriamente a la salud de las personas causando las siguientes dolencias:

  • Los ambientes húmedos se relacionan directamente con las infecciones respiratorias y favorecen la aparición de rinitis o asma.
  • La proliferación de hongos, moho e incluso ácaros pueden afectar seriamente al sistema respiratorio, provocar alergias y otra serie de enfermedades.
  • Los niños y los ancianos son especialmente vulnerables a los ambientes húmedos ya que su sistema inmunológico no es el mismo que el de un adulto. Son más proclives a desarrollar enfermedades respiratorias, alergias, asma e incluso en el caso de los ancianos, un agravamiento en los síntomas de reuma y otras enfermedades óseas.

Cómo solucionar los problemas de humedad en las paredes

Las principales causas de humedad por condensación en el hogar son la falta de circulación del aire o la mala ventilación, el deficiente funcionamiento de los sistemas aislantes, las variaciones en los sistemas de calefacción y la propia actividad de las personas al cocinar, en la ducha, etc.

Teniendo en cuenta todos estos factores, las principales soluciones para evitar la formación de condensación y humedad en las paredes serán:

  • Disponer de un buen sistema de ventilación mecánica de doble flujo con recuperador de calor. Mediante éste, el precalentado del aire se produce por el intercambio térmico entre el aire extraído y el aire introducido repercutiendo además en un importante ahorro de energía en calefacción.
  • Mejorar el aislamiento: a través de la mejora de los sistemas de aislamiento de la vivienda evitaremos las superficies frías en el interior y por tanto la condensación. Para ello disponemos hoy en día de diversas opciones en cuanto a materiales aislantes térmicos (sintéticos, lanas minerales, ecológicos) para cualquier tipo de necesidad.
  • Instalar deshumidificadores: estos aparatos funcionan capturando el vapor de agua presente en el aire y lo condensan en su interior de donde deberá ser eliminado posteriormente.

Adicionalmente, tanto los deshumidificadores como los sistemas de ventilación mecánica se pueden complementar con termohigrómetros que además de medir la temperatura y la humedad relativa de un ambiente incorporan otras funciones adicionales como la detección del grado de condensación.

¿Conoces la Directiva ErP y sus Implicaciones en Unidades de Ventilación?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *