El Blog de la ventilación eficiente

Suscribir al blog

Humedad y salud: Los peligros de la humedad en el hogar y en el baño

Publicado por S&P          diciembre 7, 2023          Lectura: 3 min.

Controlar la humedad relativa es importante para obtener un ambiente confortable y sano en nuestro hogar. Los peligros de la humedad van más allá de las antiestéticas manchas y los malos olores. Una alta concentración de humedad ambiental empobrece la calidad del aire que respiramos e incrementa la posibilidad de contraer alguna enfermedad relacionada con la proliferación de mohos y ácaros.

Lectura: 3 min.

Descubre cuál puede ser el impacto de la humedad en la salud humana y cuáles son los métodos más eficaces para prevenir y solucionar los problemas que conlleva.

Humedad en casa: cómo afecta a tu salud

La humedad, es decir, la cantidad de vapor de agua presente en el aire, debe mantenerse en unos valores entre el 40 y el 60% de humedad relativa en ambientes interiores. Según determinan diversos estudios, como este estudio de Environmental Health Perspectives, se ha establecido que:

  • La supervivencia o la infectividad de bacterias y virus transmitidos por el aire se minimiza en interiores con una humedad entre el 40 y el 60%.
  • Las colonias de ácaros disminuyen con una humedad relativa inferior al 50% y alcanzan su tamaño máximo cuando el valor relativo de la humedad ambiental es superior al 80%.
  • La mayor parte de las familias de hongos no crecen cuando la humedad relativa es inferior al 60%.

De media, una persona adulta pierde entre 2 y 2,5 litros de agua al día a través del sudor, la orina, las secreciones corporales y la respiración. Dicho de otro modo, si hay cuatro personas en una casa, puede llegar a generarse más de 9 litros de agua que se incorpora al ambiente, junto al generado por los electrodomésticos, la ducha, la calefacción, … . Por ello es importante conocer y controlar los niveles de humedad relativa en el interior para mantener un ambiente sano en nuestro hogar.

En 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó la Guía sobre calidad de aire interior: humedad y moho concluyendo que existe evidencia epidemiológica para afirmar que las personas que viven en ambientes con un nivel alto de humedad tienen un mayor riesgo de desarrollar patologías respiratorias.

Especial atención a la humedad en el baño

El baño es uno de los lugares donde se produce una mayor condensación de vapor de agua. Las gotas que quedan en paredes, espejos y superficies crean un ambiente cálido y muy húmedo con las condiciones perfectas para que el moho crezca y se reproduzca.

Aunque el resto de la casa esté limpio y bien climatizado, no hemos de descuidar mantener el baño seco y con un nivel aceptable de humedad.

Enfermedades causadas por el moho y la humedad

Los altos niveles de humedad en interiores repercuten en nuestra salud. El efecto más evidente, además del mal olor, es la sensación de frío húmedo que cala en todo el cuerpo provocando malestar y disconfort.

La OMS señala en la guía referenciada anteriormente como la presencia de la humedad se vincula de manera directa con un incremento de infecciones respiratorias, asma y exacerbación del asma, disnea, bronquitis y rinitis alérgica.

A su vez, el Institute of Medicine de Estados Unidos (IOM), a raíz de distintos estudios, señala la aparición y el considerable aumento de diversas afecciones de salud ligadas a la presencia de mohos y bacterias en estancias interiores con altos niveles de humedad. El IOM determina un incremento del 50% en patologías asmáticas y episodios de tos, y un 52% de otra sintomatología que afecta a las vías respiratorias altas. En todos los casos, los niños y las personas mayores son los más vulnerables.

Otras enfermedades causadas por moho y humedad son:

  • Reacciones alérgicas al respirar o entrar en contacto directo con el moho y las esporas
  • Empeoramiento de dolencias reumáticas y óseas.
  • Agravamiento de las cefaleas tensionales crónicas.

Cómo prevenir y combatir la humedad en el hogar

Mantener los niveles de humedad relativa en tu hogar es posible y necesario para preservar la salud de toda la familia. Te indicamos las medidas que puedes poner en práctica:

  • Ventilar. Es una acción fundamental. Dejar circular el aire por las diferentes estancias de 10 a 20 minutos y entre una y tres veces al día. En el caso del baño, si dispone de ventana, debemos dejarla abierta tras la ducha o usar un deshumidificador. Pero ten cuidado, la ventilación natural puede traer otros problemas como la ineficiencia energética, al entrar aire con temperaturas diferentes a las deseadas, y la entrada de la contaminación del exterior al tratarse de aire no filtrado.
  • Utiliza un sistema de ventilación mecánica controlada (VMC). Instalando este sistema se puede establecer de manera automática la cantidad y la calidad del aire interior de tu hogar, eliminando los contaminantes y manteniendo unos niveles óptimos de humedad.
  • Pon en marcha el extractor al cocinar y tapar las ollas y cazuelas cuando se cocina. De este modo, evitamos expandir el vapor de agua que se genera.
  • En invierno, usa la calefacción de forma sensata, manteniendo una temperatura entre 21 y 23ºC de día y de unos 17ºC por la noche. Ten en cuenta que el aire caliente genera más humedad que el aire frío.

Pon en práctica estas medidas y disfruta en tu hogar de un ambiente interior confortable y sano.