El Blog de la ventilación eficiente

Suscribir al blog

Sensores de humedad: Vigilando el nivel de humedad en tu hogar

Publicado por S&P          febrero 5, 2024          Lectura: 3 min.

El sensor de humedad es muy útil para conocer si tenemos un exceso de humedad en casa y evitar situaciones de riesgo para las personas y los elementos estructurales. Utilizado en medidores y en combinación con sistemas de ventilación permite controlar y mantener la humedad dentro de los niveles idóneos.

Lectura: 3 min.

¿Qué es y cómo funciona un sensor de humedad?

Un sensor de humedad es un dispositivo capacitado para medir la humedad relativa del aire en un espacio determinado. Recordemos que la humedad relativa se refiere al contenido de vapor de agua en el aire. Más específicamente, este concepto expresa en un porcentaje la cantidad de vapor de agua que tiene la masa de aire sobre la cantidad máxima que podría tener a una determinada temperatura.

Por ejemplo, cuando hablamos de una humedad relativa del 60% significa que hay un 60% del contenido máximo de vapor de agua que puede contener la masa de aire. Si el sensor de humedad marcase un 100%, significa que en la masa de aire ya no cabe más agua, en ese punto las superficies comenzarían a estar mojadas.

Cuanto más alta es la temperatura del aire, mayor es la capacidad de albergar vapor de agua sin saturarse.

El sensor de humedad recibe el nombre técnico de higrómetro y su símbolo es %HR, es decir, según el ejemplo anterior, en la pantalla del dispositivo constaría 60%HR.

Es muy habitual que incorpore también la medición de la temperatura, pues ambos parámetros son necesarios para evaluar el confort térmico.

Sensores de humedad para casa con termómetro

Aplicaciones del sensor de humedad en el hogar

El sensor de humedad puede utilizarse de manera independiente, incluido en un medidor de humedad para conocer el grado de humedad en el ambiente o bien estar incorporado o vinculado a un sistema de ventilación mecánica. En este segundo caso, si el sensor de humedad detecta valores diferentes a los establecidos, se pone en marcha el sistema de ventilación renovando el aire de manera automatizada. De este modo, respiramos siempre aire limpio y dentro de los niveles de humedad ideales, evitando las concentraciones elevadas de humedad.

En algunos inmuebles se integra un higrómetro al sistema de seguridad para tener el control de humedad, de manera que se pueda detectar un aumento brusco del vapor de agua en el ambiente y/o de la temperatura que pueda deberse a algún riesgo como una fuga importante de agua o la presencia de humo o fuego, permitiendo actuar lo antes posible.

Importancia de vigilar y controlar los niveles de humedad del hogar

El sensor de humedad, especialmente el integrado en un sistema de ventilación inteligente, permite controlar el confort térmico de nuestra vivienda. Además, conocer el nivel de humedad proporciona un dato esencial para mantener la salud del hogar, tanto para las personas que lo habitan como para las estructuras y materiales.

La falta de calidad del aire que respiramos, tanto por exceso o por defecto de humedad, está vinculada a diversas patologías:

  • Una humedad por debajo del 30% produce sequedad e irritación en las mucosas de las vías respiratorias, picor de ojos y sequedad en la piel.
  • Una humedad por encima del 60% favorece la proliferación de hongos y mohos e incrementa la posibilidad de sufrir o agravar infecciones respiratorias, asma y alergias. Asimismo, el exceso de humedad exacerba la sintomatología de las enfermedades reumáticas.

La salud de nuestra vivienda también se resiente cuando la humedad es excesiva y mantenida en el tiempo. La propagación de mohos y hongos afecta a los techos, las paredes, al mobiliario y a los textiles, provocando su deterioro y causando malos olores. La humedad también es la causante de la corrosión de los elementos metálicos y el desprendimiento de pinturas y revestimientos. Todo ello, es fuente de disconfort e insalubridad en el hogar y una amenaza para la correcta conservación de la estructura.

El control de la humedad en la vivienda es indispensable para mantener un entorno sano y cómodo o buscar la solución más adecuada en caso de no ser así.