Ventilación local comercial: cómo diseñar una instalación

Ventilación local comercial: cómo diseñar una instalación

Para conocer las exigencias en cuanto a bienestar térmico y calidad del aire interior que la normativa actual exige para ventilación local comercial debemos acudir al RITE, el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios.

Nuestro ordenamiento estipula que será el uso del edificio el que determine qué normativa será la que regule las exigencias de ventilación del aire interior. Para usos diferentes al residencial es el RITE en su apartado sobre calidad del aire interior –IT 1.1.4.2- que se refiere a la norma UNE-EN 13779, el que regule estos aspectos.

Qué dice la normativa sobre ventilación de un local comercial

De acuerdo con la instrucción técnica IT.1.1.4.2.1., apartado 2 del RITE, se deberá disponer de un sistema de ventilación para el aporte del suficiente caudal de aire exterior. Este debe evitar, en los distintos locales en los que se realice alguna actividad humana, la formación de elevadas concentraciones de contaminantes.

Categorías de calidad del aire

En función del uso del edificio o local, la calidad del aire interior se clasifica en cuatro categorías principales:

  • IDA 1 – aire de óptima calidad: aplicable a hospitales, clínicas, laboratorios y guarderías.
  • IDA 2 – aire de buena calidad: aplicable a oficinas, residencias (locales comunes de hoteles y similares, residencias de ancianos y de estudiantes), salas de lectura, museos, salas de tribunales, aulas de enseñanza y asimilables y piscinas.
  • IDA 3 – aire de calidad media: aplicable a edificios comerciales, cines, teatros, salones de actos, habitaciones de hoteles y similares, restaurantes, cafeterías, bares, salas de fiestas, gimnasios, locales para el deporte (excepto piscinas) y salas de ordenadores.
  • IDA 4 – aire de baja calidad.

DESCARGA GRATIS NUESTRA GUÍA “CÁLCULOS Y APLICACIÓN PRÁCTICA PARA UNA CORRECTA CIRCULACIÓN DE AIRE POR CONDUCTOS”

Métodos de cálculo de la calidad del aire

Además, el RITE incluye cinco métodos de cálculo en función de la actividad que se desarrolle en el local o edificio, el nivel de contaminantes, la concentración de CO2 y tiene también en cuenta si se trata de espacios en los que está permitido fumar.

Estos cinco métodos serían:

  • Método indirecto de caudal de aire exterior por persona. Para espacios interiores en los que la actividad metabólica sea alrededor de 1,2 met, la producción de contaminantes debido a fuentes distintas al ser humano sea baja, y no esté permitido fumar, ya que en el caso de locales donde sí esté permitido, los valores serán como mínimo el doble de los indicados en la norma, (tabla 1.4.2.1. RITE)
  • Método directo por calidad del aire percibido (basado en informe CR 1752, método olfativo. (tabla 1.4.2.2-RITE).
  • Método directo por concentración de CO2. Recomendado en locales con elevada actividad metabólica (salas de fiestas, locales para el deporte, etc.) en los que no esté permitido fumar. (tabla 1.4.2.3. RITE)
  • Método indirecto de caudal de aire por unidad de superficie. Para espacios no dedicados a ocupación humana permanente. (tabla 1.4.2.4. RITE)
  • Método de dilución. De aplicación cuando en un local existan emisiones conocidas de materiales contaminantes específicos.

Sistemas de ventilación en locales comerciales

A la hora de diseñar el sistema más adecuado para un local o edificio comercial y, teniendo en cuenta los aspectos normativos expuestos anteriormente, deberemos tener en cuenta que:

  • El sistema de ventilación deberá ser mecánico, de manera que se aporte el caudal suficiente de aire exterior en función de los requerimientos exigidos por la actividad que se desarrolle. Dicho sistema deberá garantizar la adecuada calidad del aire interior y evitar la concentración de contaminantes.
  • Se ha de filtrar el aire exterior antes de introducirlo en el local o estancia.
  • El RITE obliga a instalar un recuperador de energía del aire expulsado, en aquellos sistemas de climatización de los edificios, en los que el caudal de aire expulsado al exterior mecánicamente sea superior a 0,5 m³/s (IT 1.2.4.5.2).
  • Aprovechar las condiciones térmicas del exterior mediante el Free Cooling, siempre y cuando sean idóneas para enfriar el local o estancia mediante el uso del sistema de ventilación, pudiéndose usar el by-pass incluido en los recuperadores de calor para esta función.

En definitiva, para definir el sistema de ventilación más adecuado a la hora de diseñar la instalación de un local comercial habrá que valorar cada caso en función de las necesidades de admisión y extracción.

Tendremos en cuenta la calidad del aire requerida pudiéndose controlar la misma mediante sensores de CO2 como el Airsens CO2. También podemos controlar los olores derivados de prendas o productos mediante sensores más específicos, como el Airsens VOC.

Otro factor adicional a tener en cuenta es el nivel sonoro admisible, por eso las cortinas de aire son la solución idónea para evitar las pérdidas de calor a través de puertas de grandes dimensiones.

Cómo mejorar la eficiencia energética con un sistema DCV

Haz un comentario