Pozo canadiense: la climatización ecológica y eficiente

Pozo canadiense: la climatización ecológica y eficiente

El pozo canadiense es una técnica de climatización utilizada con frecuencia en proyectos de arquitectura bioclimática, que permite el aprovechamiento de la energía del subsuelo. Este sistema, considerado como geotermia de baja temperatura, apenas consume energía por lo que se considera una tecnología ecológica, eficiente y sostenible.

Cómo funciona un pozo canadiense

El pozo canadiense o provenzal basa su funcionamiento en la instalación de unos conductos a poca profundidad (entre dos y cinco metros) por los que circula el aire. Al circular por estos conductos, el aire adquiere la temperatura del terreno que, a esa profundidad suele estar entre los 18 y los 23 grados centígrados, para posteriormente hacer circular el aire por la vivienda con o sin aporte térmico para conseguir las condiciones óptimas de confort.

Pozo canadiense y pozo provenzal

Aunque la tecnología es la misma, la diferente denominación entre pozo canadiense o pozo provenzal estriba básicamente en que, si la instalación está pensada para refrescar la vivienda en verano, se llama pozo provenzal (por su origen en la Provenza, Francia). Sin embargo, si lo que se busca es el precalentamiento del aire en invierno, esta instalación se denomina pozo canadiense, por tratarse de una técnica originaria del país norteamericano.

En cualquier caso, una instalación de estas características servirá tanto para aportar calor en invierno como para refrescar la vivienda en verano siempre y cuando, tengamos la garantía si nuestro suelo reúne las condiciones adecuadas para una instalación de este tipo.

Para ello, siempre será conveniente realizar un estudio adecuado para conocer la clasificación del suelo según su conductividad térmica. Los suelos rocosos, arenosos o secos transmiten peor el calor y pueden condicionar la viabilidad de este tipo de sistemas.

Descarga ahora nuestra guía “Tendencias en ventilación residencial”

Componentes de una instalación de pozo canadiense

Una instalación de pozo canadiense o provenzal contará con los siguientes partes o componentes:

  • Punto de captación del aire. El punto a través del cual el sistema capta el aire del exterior. Esta toma de aire deberá situarse a cierta altura para evitar la captación de aire contaminado, por ejemplo, por gas radón. La entrada de aire deberá contar también con una rejilla que evite la entrada de insectos y otros animales que puedan anidar o ensuciar el interior de los conductos.
  • Filtros. a través de los filtros se purifica el aire y se evita la entrada de polvo y suciedad al interior de los conductos.
  • Intercambiador de calor. Es el elemento que transfiere el calor del subsuelo al aire. La longitud y el diámetro de este conducto podrá ser de diferentes tamaños en función de diversos parámetros (profundidad, tipo de suelo, necesidades térmicas, etc.). En cualquier caso, habrá que tener en cuenta que cuanto mayor sea la longitud del tubo, más transferencia térmica aire-suelo se producirá.

Características de los conductos del pozo canadiense

Los conductos o tuberías deberán presentar además una serie de características:

  • Deben ser impermeables y estancos.
  • Resistentes a la presión, deformación del terreno y corrosión.
  • Deben tener una buena conductividad térmica.

También esta tubería deberá tener una ligera inclinación hacia un punto de recogida de condensados. Esto evitará la acumulación de agua en los conductos en el caso de producirse condensaciones por bajadas de temperatura del aire o cualquier otro fenómeno atmosférico.

La forma del intercambiador podrá variar principalmente por el terreno disponible para la instalación. Normalmente consiste en un conducto intercambiador que rodee la vivienda.

  • Pozo de drenaje. El agua condensada en las tuberías, debido a la inclinación se debe dirigir a un pozo de drenaje donde se elimina del sistema.
  • Impulsor o circulador de aire. El aire necesitará de un elemento que lo impulse y lo haga circular a través suyo. Esto se podrá realizar mediante elementos activos (mecánicos) como ventiladores o extractores que succionen el aire y lo hagan circular o mediante elementos pasivos como las chimeneas solares. Este sistema también es típicamente compatible con sistemas de ventilación mecánica con recuperador de calor.

Ventajas del pozo canadiense

La climatización de una vivienda a través de la tecnología de los pozos canadienses dispone de una serie de ventajas sobre otros sistemas, especialmente para proyectos considerados de arquitectura ecológica o sostenible. Estas son:

  • Es un sistema renovable, eficiente y sostenible, respetuoso con el medio ambiente.
  • Es un sistema con un consumo mínimo de energía.
  • Son sistemas que aportan un elevado nivel de confort térmico.
  • Aportan elevados niveles de calidad del aire interior.
  • Son sistemas de una elevada eficiencia energética especialmente en combinación con sistemas de ventilación mecánica con recuperador de calor.
  • Reduce la demanda energética de la vivienda.
  • Su mantenimiento es muy sencillo aunque, como en otros sistemas, se recomienda realizar revisiones rutinarias.

guia tendencias ventilacion residencial

Haz un comentario