Cómo prevenir la inhalación e intoxicación por humo con la adecuada ventilación

Cómo prevenir la inhalación e intoxicación por humo con la adecuada ventilación

Son varios, los informes publicados en los últimos años por diversos organismos, alertándonos sobre la mala calidad del aire que respiramos. La constante inhalación de humo a la que estamos sometidos bien por la contaminación atmosférica bien por los diversos contaminantes del aire interior (monóxido de carbono, compuestos orgánicos volátiles – COV-  etc.) se está convirtiendo en una de las principales preocupaciones en relación con la salud y bienestar de los ciudadanos europeos.

Y aunque en Europa las emisiones de muchos de los contaminantes atmosféricos se han ido reduciendo paulatinamente durante las últimas décadas, la contaminación sigue siendo muy elevada, especialmente en zonas urbanas, donde se rebasan los niveles de calidad del aire en cuanto a la contaminación por ozono, dióxido de nitrógeno y partículas (PM) con los consiguientes riesgos que este hecho comporta para la salud.

Otros factores, como la inhalación de humo nocivo procedente de materiales y gases en combustión o el humo del tabaco, pueden llegar a afectar seriamente al sistema respiratorio con consecuencias irreparables y, por tanto, también deben ser tenidos en consideración. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que, en el caso del tabaco, las cifras de mortalidad son alarmantes ya no sólo por su elevado nivel de consumo, sino por los problemas de salud que ocasiona la inhalación del humo ajeno.

¿Qué podemos hacer para prevenir la intoxicación por humo?

Aunque son varios los motivos que pueden generar una situación de exceso de humo como por ejemplo un incendio o aceites o plásticos quemados… y en función de cada una de ellas podremos actuar de distintas formas para mitigar sus efectos nocivos, también existen una serie de medidas preventivas que podremos utilizar para reducir nuestra exposición a la inhalación del humo procedente de otras fuentes como pueden ser el tabaco o el humo que proviene de materiales y gases en combustión como estufas, chimeneas, etc.

Las nuevas tecnologías aplicadas a los sistemas de ventilación nos proporcionarán un aire interior limpio y libre de humo y partículas contaminantes. Así:

  • En espacios comerciales como supermercados, tiendas, entradas de edificios de oficinas… la instalación de cortinas de aire permitirá mantener una temperatura interior estable y agradable y además prevenir la entrada de humos, suciedad e insectos.
  • Los sistemas de ventilación en viviendas, por todos los beneficios que proporcionan para el bienestar y el confort humano, serán en un futuro próximo necesarios en cualquier tipo de construcción. De hecho, la llamada ventilación inteligente permite regular los ventiladores y recuperadores de calor, en función del parámetro que el diseñador de la instalación considere adecuado. Así, mediante sondas y sensores el sistema de ventilación funcionará de forma idónea en momentos en que los parámetros indicados se vean sobrepasados controlando así los excesos de humedad, dióxido de carbono o cualquier otro contaminante del aire.
  • La utilización de sistemas de extracción de humos mediante la instalación de campanas en cocinas será otro de los elementos necesarios para mantener el nivel deseado de calidad del aire interior. Estos sistemas de extracción y ventilación aseguran que los humos, olores, grasas y el calor, se expulsen de la estancia para que la cocina y las zonas adyacentes no sean contaminadas.

Normativa sobre salida de humos en espacios de alta contaminación

La normativa clasifica la calidad del aire de extracción, cuando el aire está contaminado con humo, sea cual sea el uso del edificio o local. Cocinas, aparcamientos, locales de fumadores de uso continuos, laboratorios químicos, etc. son espacios cuyo aire de extracción se categoriza como AE 4 (aire de extracción con muy alto nivel de contaminación) y por tanto la extracción de humos mediante el uso de la ventilación mecánica o forzada será la mejor solución para garantizar la salubridad del aire. En este tipo de locales de servicio la extracción deberá ser de un mínimo de 2 dm3/s por m2 de superficie en planta.

New Call-to-action

Haz un comentario