Estrés térmico: la importancia de la ventilación en el entorno laboral

Estrés térmico: la importancia de la ventilación en el entorno laboral

El término estrés térmico, utilizado especialmente en referencia al ámbito laboral, corresponde según la definición dada en la NTP (Nota Técnica de Prevención) del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, a la carga neta de calor a la que los trabajadores están expuestos y que resulta de la combinación de las condiciones ambientales del lugar donde trabajan, la actividad física que realizan y las características de la ropa que llevan.

Factores que determinan el estrés térmico

Entre los factores a tener en cuenta y que determinarán el estrés térmico potencial en un centro de trabajo se encuentran:

  • La temperatura del aire.
  • La humedad relativa.
  • La velocidad del aire.
  • La radiación.
  • La actividad metabólica.
  • El tipo de ropa (emisividad y radiación de esta).

A través de mediciones o evaluaciones de estos parámetros se establecen las bases que determinan el ambiente del centro de trabajo y sirven, aunque no de manera precisa, para evaluar si las condiciones de trabajo suponen un riesgo para la salud de los trabajadores que desarrollan su actividad en dicho ambiente.

Un nivel de estrés térmico medio o moderado puede dificultar la realización del trabajo, pero cuando dicho estrés se aproxima a los límites de tolerancia del cuerpo humano, aumenta el riesgo de trastornos derivados de la exposición al calor.

En cualquier caso, habrá que tener en cuenta que una sobrecarga térmica no se podrá predecir solamente a través de los niveles de estrés térmico ya que, también influirán factores propios de cada persona. Estos factores, que además pueden ser variables en el tiempo, son los que determinan la capacidad fisiológica de respuesta al calor.

Descarga gratis la guía “Entiende la ventilación en todos sus ámbitos”

Controles para evitar situaciones de estrés térmico

Para conseguir un entorno laboral sin riesgos de estrés térmico para las personas que trabajan en él, será aconsejable realizar una serie de controles y tomar las medidas necesarias que ayuden a prevenir golpes de calor y otros efectos sobre la salud por una excesiva exposición al calor.

Así, será aconsejable:

  • Incrementar la renovación y circulación del aire interior; reducir en la medida de lo posible los procesos que liberan calor y vapor de agua e instalar pantallas en las fuentes de calor radiante.
  • Sistemas de ventilación eficaces; bien a través de la ventilación natural o a través de sistemas de ventilación mecánica. Es necesario incrementar la transferencia de calor desde la piel al exterior. El aumento de la velocidad del aire incrementa la pérdida de calor al facilitar la evaporación del sudor.
  • Reducir el calor radiante mediante barreras materiales que reduzcan la radiación térmica.  Si no es posible aislar las fuentes de calor mediante pantallas y la radiación térmica es muy intensa se aconseja utilizar ropa que proteja la piel. Por el contrario, al cubrir la piel también se reduce la refrigeración de la piel por convección o evaporación del sudor.
  • Con respecto al vestuario laboral, será fundamental que en situaciones en las que la temperatura del aire sea superior a la temperatura de la piel (35-36°C), y por tanto el cuerpo esté recibiendo calor, los tejidos sean permeables para permitir la evaporación del agua de la superficie de la piel como vía para la pérdida de calor.
  • Cuando sea necesario, aplicación de medidas administrativas que permitan establecer tiempos de exposición a los focos de calor o radiación aceptables para los trabajadores, tiempos de recuperación suficientes y limitación de la carga física (tasa metabólica).

La importancia de una adecuada ventilación

Disponer de un adecuado sistema de ventilación es uno de los elementos fundamentales en cualquier entorno laboral y una de las principales medidas de prevención de riesgos laborales para garantizar un entorno saludable y de confort para los trabajadores.

Dependiendo de la función que vaya a cumplir la ventilación se puede distinguir entre ventilación para el control de calor con el fin de evitar situaciones de estrés térmico y ventilación por dilución cuyo objetivo es el de diluir el aire contaminado con la inyección de aire limpio para mantener unos niveles aceptables en cuanto a la calidad del aire interior en el espacio de trabajo.

Los sistemas de ventilación mecánica controlada con recuperación de calor ofrecen una solución óptima y eficaz para el control de la temperatura, proporcionando un aire fresco y limpio en el entorno de trabajo a través de una tecnología de gran eficiencia energética.

Factores adicionales a tener en cuenta

En cualquier caso, el diseño de un adecuado sistema de ventilación para garantizar un entorno saludable dependerá de múltiples factores, máxime en el ámbito industrial, y siempre deberá tener en cuenta los valores que la normativa establece para cada espacio de trabajo en cuanto a niveles de renovación de aire por trabajador.

No debemos olvidar que cualquier situación de estrés térmico o contaminación del aire interior podría afectar seriamente al rendimiento laboral de las personas.

Entiende la ventilación en todos sus ámbitos

Haz un comentario